in

Tecnología para volver a ver

Implantes biónicos, gafas, guantes inteligentes son las herramientas para ayudar a personas con deficiencias visuales

La ceguera es una enfermedad que afecta al 0,7% de la población mundial. En España, la ONCE cuenta con cerca de 71.736 con patologías relacionadas con la visión, ocho de cada diez afiliados cuenta con deficiencia visual, mientras que el resto no consigue percibir la luz, según datos del pasado mes de junio.

Los problemas con la visión, señalan los expertos, ha crecido con la llegada de la tecnología, pero esta también aparece para resolver muchos problemas. Las investigaciones en torno a los ojos y la visión son continuas.

El último hallazgo es obra de la Universidad de Sidney. Investigadores de este centro han conseguido desarrollar un ojo biónico que podría devolver la vista parcialmente a personas ciegas.«El sistema ha sido diseñado para estimular las células de la retina y ayudar al cerebro a interpretarlas para ofrecer una sensación de visión al usuario», señala Gregg Suaning, profesor de Ingeniería Biomédica. «Los usuarios del ojo biónico verían imágenes pixeladas que ofrecen formas y bordes que les permitiría caminar por sus alrededores y les ayudará a realizar actividades de la vida diaria», añade.

Phoenix 99 Bionic Eye consiste en la implantación de un microchip en la parte superior del ojo con una pequeña cámara montada en un par de lentes que entregan las imágenes al microchip de forma inalámbrica para su procesamiento.

El proyecto australiano está en fase de pruebas.«Si tenemos éxito, podremos trabajar para avanzar y llevar el dispositivo a un punto donde se puedan obtener aprobaciones regulatorias en el mercado global».

Donde si están ya trabajando en pacientes es en Francia con el sistema PRIMA Bionic Visión. La compañía Pixium Vision ha conseguido activar con éxito la tercera generación de su sistema de visión artificial IRIS.

PRIMA es un implante debajo de la retina que actúa como un diminuto panel solar que se alimenta con luz infrarroja pulsada a través de un proyector miniaturizado que va integrado en las gafas usadas por el paciente.

Estas gafas incorporan una microcámara junto con un proyector de luz infrarroja, una unidad de procesamiento/control de bolsillo que va conectada a las gafas por medio de un cable, y el chip que se implanta dentro del ojo. La cámara captura la información visual del entorno, esta información es procesada por el procesador y luego transmitida de nuevo hacia las gafas, desde donde se proyecta inalámbricamente en forma de luz infrarroja (IR) sobre el implante, el cual recibe la luz infrarroja y estimula eléctricamente las células nerviosas de la retina, donde se perciben los patrones luminosos correspondientes a la imagen capturada por la cámara.

En esta línea también trabajan en la Universidad de Oxford con la creación de unas gafas inteligentes para ayudar a personas que un reducido porcentaje de visión. Los investigadores tratan de aprovechar esa visión residual para mejorar su orientación y caminar. Las gafas utilizan un sistema de cámaras y software para detectar los objetos cercanos y presentarlos de forma reconocible para el usuario.

Apuesta española

La realidad virtual también se cuela entre las herramientas de ayuda a personas con alguna deficiencia en la visión. La española NeuroDigital junto con Geometry y Leontika han creado una experiencia que permite a estas personas disfrutar del arte a través de los cinco sentidos.

Gracias a unos guantes especiales con reacción háptica permiten al usuario sentir las obras de arte con sus propias mano y lo hacen a través de una serie de sensores que captan el movimiento. Un registro que se transforma en vibraciones al reaccionar con la imagen que se «sugiere». Así se puede recrear en tres dimensiones una escultura y no necesariamente ha de estar en el mismo lugar.

Sin embargo, los mayores avances están relacionados con el mundo de las aplicaciones y el mercado es amplio. Una de las más famosas es Soundscape, desarrollada por Microsoft, que permite que las personas con discapacidad visual pueden explorar el mundo que les rodea a través de una experiencia de audio 3D.  La app enriquece su percepción de la ciudad mientras caminan, ayudándoles también a llegar a su destino.

Otra apuesta española es e-Glance de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). A través de la realidad aumentada que ayuda a los invidentes para mejorar su autonomía al crear un mapa virtual de recintos interiores, ayudado mediante interfaces apropiadas, del entorno, más allá del alcance inmediato del bastón o el oído.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

El Dj David Guetta actuará en julio en el Barcelona Beach Festival 2019

Cellnex entra en el capital de Nearby Sensor