in

Maduro llama a los «colectivos» paramilitares a la «resistencia activa» frente a Guaidó

Nicolás Maduro, este martes junto al ministro de Defensa, Vladimir Padrino, en el Palacio de Miraflores –

La Asamblea Nacional lanza una «alerta internacional» para elevar la presión frente al «régimen usurpador»

La crisis política venezolana entra literalmente en una fase oscura llena dudas. El apagón nacional ha puesto en evidencia en los últimos días que la nación caribeña está colapsada y carece de las necesidades más basicas para sobrevivir. La sensación de los ciudadanos en las calles es de una total abandono. Se sienten desnudos sin importar la clase social, porque todos han sido afectados. Los ánimos están exacerbados y esa percepción de que viene un cambio de modelo politico comienza a desvanecerse en muchos sectores que han llegado al límite del hartazgo y sienten que el proceso se pasmó y podría retroceder como reiteradas ocasiones en el pasado reciente se ha visto.

Nicolás Maduro, cada día más radicalizado y dispuesto a ganar lo que considera una batalla contra el «imperialismo», ha llamado a la «resistencia activa» a todas las organizaciones afines al chavismo, incluso a los «colectivos», muchos catalogados como grupos paramilitares. «Le hago un llamado a los colectivos, a todos, llegó la hora de la resistencia activa, resistencia activa en la comunidad, informando, ayudando», arengó este martes el presidente ilegítimo.

Este mensaje de Maduro hace temer una nueva ola de represión. El presidente de la Comisión de Política Exterior, Soberanía e Integración de la Asamblea Nacional de Venezuela, Francisco Sucre, ha emitido una «alerta internacional» en la que denuncia «una nueva maniobra del régimen usurpador de Nicolás Maduro para su permanencia en el poder, movilizando a sus partidarios y con ello provocar un enfrentamiento entre hermanos», señala.

Pide por ello «elevar aún más la presión sobre el régimen forajido y usurpador de Nicolás Maduro que pretende perpetuarse en el poder a toda costa, aun cuando ello signifiquela vileación sistemática de los Derechos Humanos de nuestro pueblo y a iniciar acciones de violencia que alteren la paz de Venezuela, de América y el mundo», informa Manuel Trillo.

Periodistas y opositores perseguidos

La persecución a la prensa y a la disidencia política también arrecia en las últimas horas. Primero con la detención del periodista hispanovenezolano Luis Carlos Díaz y segundo con la apertura de un nuevo proceso de investigación contra Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, por presuntamente ser autor intelectual del sabotaje al Sistema Eléctrico Nacional. Esta averiguación se sumaría a la realizada a partir del día 29 de enero, por la cual Tarek William Saab, fiscal general, solicitó al Supremo la imposición de una serie de medidas cautelares que «desacató».

Mientras tanto, Guaidó hace caso omiso de las acusaciones del chavismo y sigue desafiando a Maduro. «Venezolanos, el apoyo de los países hermanos no ha venido ni vendrá solo. Nuestra presencia en las calles fue lo que nos trajo hasta aquí», ha asegurado.

Después de su gira por la región y de regresar al país pese a las amenzas, el líder opositor corre incasablemente para demostrar hechos concretos para avanzar en una salida a la crisis y mantener vivo ese «efectó Guaidó», que muchos analistas mencionan que ha levantado la esperanza de quienes lo han apoyado. La encuestadora Datanálisis, en su medición de febrero, habla de que tiene una aceptación de más del 60%.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

La condena contra Manafort, exjefe de campaña de Trump, aumenta a 7 años y medio de cárcel

Usuarios de Facebook e Instagram se quejan por problemas de acceso