in

Las autoridades de EE.UU. denuncian condiciones inhumanas en la frontera

La congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez comparece ante los medios ayer tras su visitia a un centro de detención de migrantes en Texas –

Durante meses, organizaciones de derechos civiles han expuesto las penurias que sufren los inmigrantes -la gran mayoría, centroamericanos- tras ser detenidos en territorio estadounidense

Buceadores y agentes de la Patrulla de Fronteras de EE.UU. buscaban ayer una niña inmigrante desaparecida en el Río Grande, fronterizo con México. Su madre, de nacionalidad haitiana, aseguró que la había perdido cuando trataba de cruzar el río, que arrastra más agua de lo habitual por las mayores nevadas que este año han recibido las Montañas Rocosas. El temor es que su desaparición acabe con la misma suerte que los dos inmigrantes salvadoreños que aparecieron ahogados la semana pasada y que se ha convertido en la imagen de la crisis migratoria que vive la frontera entre EE.UU. y México.

La tragedia, sin embargo, va más allá de la peligrosidad de cruzar el Río Grande. Durante meses, organizaciones de derechos civiles han denunciado las condiciones inhumanas que sufren los inmigrantes -la gran mayoría, centroamericanos- tras ser detenidos en territorio estadounidense. Los sistemas de detención de inmigrantes indocumentados y de procesamiento de sus peticiones de asilo están desbordados ante la avalancha de llegadas registrada en los últimos meses. En mayo, con casi 140.000 inmigrantes detenidos en la frontera Sur, se batieron récords. En junio, después del acuerdo migratorio entre la Administración Trump y el Gobierno de México, el número de detenidos ha caído un 25%, aunque en el descenso también influye la llegada del verano.

La consecuencia es que los inmigrantes enfrentan condiciones de extrema dureza en su detención, como han reconocido las propias autoridades. Un informe interno del Inspector General del Departamento de Seguridad Interna (DHS), revelado el lunes por la cadena NBC, daba detalles atroces sobre la situación de los inmigrantes tras una visita de inspectores a uno de los centros de detención de El Paso (Texas): había cuatro duchas para 756 inmigrantes; más de la mitad de los inmigrantes estaban detenidos fuera del centro, pasando días y noche al aire libre; las celdas estaban saturadas, con 155 adultos en una con capacidad para 35 y un solo retrete; los piojos y los brotes de gripe, varicela y sarna son habituales.

Ayer el mismo Inspector General publicó un informe, completado con otras visitas realizadas en junio, donde se incide en esas condiciones inhumanas con visitas a cinco centros. El informe detalla menores con escasa ropa, sin posibilidad de lavarla, sin duchas, a los que solo se les proporciona de toallitas húmedas para su higiene y muchos alimentados solo con bocadillos de mortadela. En dos de esos cinco centros los menores no tenían acceso a comida caliente. Además de insistir en la saturación de las celdas, los inspectores comprobaron cómo los periodos de detención eran superiores a los que marca la ley: 826 de los 2.669 menores detenidos en la frontera habían pasado más del máximo de 72 horas, mientras que hay adultos que han pasado más de un mes en celdas saturados y una semana en otras donde solo se puede estar de pie.

Todo ello a pesar de que el secretario del DHS, Kevin McAleenan, asegurara la semana pasada que los centros de detención estaban «limpios y bien gestionados» y que las acusaciones anteriores sobre las condiciones de los inmigrantes son «infundadas».

Los informes oficiales respaldaban las denuncias que esta semana han hecho varios diputados demócratas que visitaron un centro de detención en El Paso. Entre ellos, Alexandria Ocasio-Cortez, que describió una situación «horripilante», en la que algunos inmigrantes se veían obligados a beber de los retretes porque no les daban agua o se insulta y acosa a los detenidos. «Es una crueldad sistémica en una cultura deshumanizada que los trata como animales», denunció.

Mientras se constaban las condiciones inhumanas que soportan los inmigrantes detenidos, ProPublica desveló la existencia de un grupo de Facebook secreto en el que participan cerca de 9.500 agentes y ex agentes de la Patrulla de Fronteras y en el que se bromeaba sobre la muerte de inmigrantes -seis menores han fallecido bajo custodia desde octubre del año pasado- y se insultaba los legisladores que visitaron el centro de detención -decían que les tirarían comida mexicana-, en particular a Ocasio-Cortez, de la que se compartían ilustraciones en las que mantenía sexo oral con un inmigrante detenido.

La esperanza es que la caída de la llegada de inmigrantes mejore la situación. Ayer, la NBC aseguraba que el número de menores en custodia de la Patrulla de Fronteras ha caído de 2.350 el 30 de mayo a menos de trescientos el pasado martes, según un documento interno del DHS. Los menores pasan a estar bajo custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos tras su detención.

Donald Trump salió ayer al paso de informaciones, confirmadas por su propia Administración, sobre la eliminación de una pregunta sobre ciudadanía en el censo que se realizará el año que viene. Varios medios informaron sobre la decisión del Departamento de Comercio -que elabora el censo cada diez años- de no incluir la pregunta después de que el Tribunal Supremo se negara a dar la razón sobre ello a la Administración Trump. «La Oficina del Censo ha empezado a imprimir los cuestionarios sin la pregunta», aseguró el martes el secretario de Comercio, Wilbur Ross, en un comunicado. Trump, sin embargo, le contradijo ayer en Twitter y aseguró que las informaciones eran «falsas» y que van a ir adelante con la pregunta, lo que siembra dudas sobre un posible retraso del censo, cuya elaboración es un mandato constitucional.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Trump dice que los inmigrantes ilegales viven mucho mejor en los centros de detención que en sus países

Facebook vuelve a la normalidad tras la caída de sus plataformas