in

El ala más a la derecha de la CDU pide la dimisión de Merkel

Angela Merkel, utiliza su teléfono móvil durante una sesión en el Parlamento de Berlín –

Variso voceros han dicho que urge la ejecución de un cambio de política en materia económica y de inmigración sin esperar a que se cumpla el calendario de salida de Merkel

A solo unos días de la próxima cumbre de los partidos que forman la gran coalición de gobierno de Berlín, que tendrá lugar el jueves, varias voces del ala más a la derecha del partido de Merkel, la Unión Cristianodemócrata (CDU) piden la dimisión de la canciller alemana. «Sería mejor para el partido si la señora Merkel organiza cuanto antes su oficina y deja sentada en el despacho a su sucesora, Annegret Kramp-Karrenbauer (AKK)», ha dicho en voz alta Alexander Mitsch, presidente de WerteUnion, una asociación liberal conservadora dentro de la CDU que urge la ejecución de un cambio de política en materia económica y de inmigración sin esperar a que se cumpla el calendario de salida de Merkel.

Una vez cedida la presidencia del partido a AKK y con la amenaza de que a mitad de legislatura el Partido Socialdemócrata (SPD) rompa la gran coalición para prepararse con tiempo un perfil más sólido de cara a las próximas elecciones, posibilidad que se llevaría a cabo el próximo otoño, Merkel ha reducido su agenda y su perfil al mínimo posible y ha dejado la comunicación a AKK, encargada por ejemplo de la única respuesta institucional al proyecto de Macron para la UE. El SPD aprovecha el tiempo tratando de legislar desde sus ministerios todas las medidas sociales posibles mientras la CDU se limita a dejar pasar semanas en el calendario, pero Mitsch insiste en que «las elecciones regionales de Sajonia, Brandemburgo y Turingia son muy importantes para dejarlas a esta deriva» y recuerda que «lo más probable es que el SPD deje la coalición a más tardar después de las regionales en el este, por lo que la CDU debe prepararse para eso y buscar proactivamente el cambio en la cancillería a tiempo».

Ante esa posibilidad, varios políticos del SPD han amenazado con poner fin de inmediato a la gran coalición, dejando claro que aceptan a Merkel como canciller pero que en caso que la CDU intentase reemplazar a Merkel antes del fin de su mandato por su sucesora en la presidencia de los democristianos, Annegret Kramp-Karrenbauer, se retirarían de inmediato, forzando la convocatoria de nuevas elecciones. Varios presidentes regionales de estados federados de la CDU han calificado ese discurso a su vez de «incomprensible, irresponsable y dañino para la coalición», en palabras del jefe de Gobierno del Sarre Tobias Hans. El presidente del estado de Schleswig-Holstein, Daniel Günther, también de la CDU, asegura que «no conozco en la Unión ni en el SPD a nadie que piense seriamente en un escenario así» y el presidente de Hesse, Volker Bouffier (CDU), ha rechazado posicionarse en una «discusión superflua».

En el SPD, sin embargo, dan la jugada por segura. El ex vice canciller y ex vicepresidente de los socialdemócratas Sigmar Gabriel cree que Angela Merkel abandonará la jefatura de Gobierno antes del final de la legislatura a favor de AKK. «Personalmente no creo que Angela Merkel sea tan tonta como para tener a Annegret Kramp-Karrenbauer dos años y medio como un perrito faldero», ha dicho. «Merkel tiene grandes cualidades como su sentido del humor y el hecho de que no hace alarde del cargo. Pero ahora estamos en otra fase, una fase en la que la gente quiere más liderazgo», ha argumentado, criticando que «Alemania está dejando sin responder las propuestas de Emmanuel Macron» y quejándose de que «estemos dejando escapar una gran oportunidad, probablemente la última que tengamos».

Si hoy se celebrasen elecciones en Alemania, según la última encuesta de Insa, la CDU obtendría un 29% de los votos. En otros sondeos más favorables el porcentaje alcanza el 3% y, en todo caso, muy por delante del 16% que obtendría el SPD. Los Verdes superan en muchos de los Bundesländer el 15% de los votos, quedando en ocasiones como el segundo partido más votado, mientras los ultranacionalistas Alternativa para Alemania (AfD) siguen anclados en el 12%. Esta ventaja de la CDU ha llevado a su directiva a jugar a la defensiva durante los últimos meses y dejar un tiempo sin embargo valioso en la reorganización de la derecha que se está llevando a cabo en diversos países europeos de cara a las elecciones de mayo.

Merkel, mientras tanto, se limita a una agenda internacional intensa pero bastante más silenciosa de lo acostumbrado. Esta semana que empieza recibirá en la Cancillería de Berlín a los presidentes de Letonia, Bélgica y Laos, además de participar en unas jornadas económicas en Múnich sobre «Mercados internacionales. Un país abierto al mundo», en las que sin duda repetirá sus consabidos mensajes contra las políticas comerciales de Donald Trump. Esta cuarta y última legislatura de Angela Merkel transcurre a un ritmo agónico y paralizante para la economía alemana, lo que ha llevado a iniciativas como la protagonizada por AfD, que ha presentado ante el Bundestag una propuesta que será debatida esta semana y que pretende limitar a dos los mandatos a los que pueda presentarse un mismo canciller alemán.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Retiran los cargos contra una de las acusadas en el asesinato de Kim Jong-nam

La inteligencia artificial llega a la energía eólica